Liderazgo en Mujeres Consagradas

He aquí el ideal de la religiosa, madre, criando a sus hijos. Nada ante Dios, transfigurada por la gracia de Cristo, todo ante los hombres. Ellos son su alegría y su dolor. Dura y blanda, síntesis de inteligencia, amor y sentimientos.

San Juan de Ávila.

Iniciemos por analizar el “mundo interior” de los líderes, su personalidad y su estilo, vinculados a su conducta y empleo, a través de una perspectiva clínica y psicoanalítica, que enfatiza la personalidad narcisista como eje fundamental de la búsqueda de posición, influencia y autoridad.

Como sabemos, un componente importante de su orientación directiva es la cualidad y la intensidad de su desarrollo narcisista. Freud, en su estudio de la relación entre los líderes y sus seguidores, confirmó este planteamiento, al señalar que “el líder necesita amor a sí mismo, no únicamente puede ser de naturaleza dominante, absolutamente narcisista, confiado de sí e independiente”.

Existe relación entre narcisismo y liderazgo, Kernberg establece: “Porque las personalidades narcisistas están estimuladas a menudo por intensas necesidades hacia el poder y el prestigio para asumir posiciones de autoridad y liderazgo, los individuos con tales características se encuentran frecuentemente mejor al llegar a posiciones de liderazgo”. Kohut concibe a los líderes como objeto de identificación, menciona que “ciertos tipos de personalidades fijadas narcisísticamente con su aparente confianza absoluta y asertividad se prestan ellas mismas específicamente para este rol”.

Como vemos, el narcisismo es la fuerza motriz detrás del deseo para obtener una posición de liderazgo. Quizá los individuos distinguidos con fuerte personalidad narcisista, están más dispuestos a comprometerse en arduos procesos para ganar una posición de poder para sí mismo a para su grupo.

Algunas características son :

  • Sensación de grandiosidad o de especial importancia del Yo, por ejemplo, la exageración de los logros y las capacidades, enfocadas a cuestiones de naturaleza extraordinaria.
  • Fantasías de preocupación, fortuna ilimitada, poder, esplendor, belleza o amor ideal.
  • Exhibicionismo: la persona requiere de constante atención y admiración.
  • Indiferencia o marcados sentimientos de coraje, inferioridad, vergüenza, humillación, o vacuidad como respuesta a la crítica, la indiferencia de otros o la derrota.
  • Allteración en las relaciones interpersonales.
  • Autorización. Espera de favores especiales, sin asumir responsabilidades recíprocas, por ejemplo, sorprenderse, encolerizarse, porque la gente no hace lo que uno espera.
  • Abuso interpersonal. Tomando ventaja de otros para satisfacer los deseos propios o para engrandecerse, sin considerar la integridad personal y el derecho de los otros.
  • Las relaciones que característicamente alternan entre los extremos de sobreidealización y devaluación.

 

El rol más importante del líder, además de esta visión y misión que le lleva a perseguir sus objetivos, alineando recursos materiales y humanos, debe ser el compromiso individual de llevar adelante este proyecto con independencia de otra condición como edad, sexo o posición. Y este liderazgo debe ejercerse desde la ética y con el propósito de generar riqueza y bienestar, tanto a las personas que coinciden en el proyecto como a la propia sociedad.

 

Mujeres líderes

En tiempos recientes, las mujeres líderes más fuertes en el planeta han sido religiosas, no olvidemos su estructura de personalidad y su compromiso de misión salvadora y como gran apoyo espiritual.

Recordemos a la Madre Teresa, cuyo principio de liderazgo surge a partir de su sólida visión personal. Su obra era personal antes de que se volviera organizacional. A lo largo de la historia, todos los grandes líderes (de negocios, políticos, militares, etc.) han pasado por una etapa de introspección gracias a la cual descubrieron cuáles eran sus prioridades, sus valores fundamentales y sus objetivos personales antes de presentárselas a sus organizaciones. No hay que ser un santo. La Madre Teresa se valió de estos principios del liderazgo para buscar, cultivar y convertir a las Misionarias de la Caridad en uno de los logros más impresionantes de la historia. De hecho, su obra le valió el Premio Nobel de la Paz de 1979.

En nuestro quehacer clínico, encontramos que toda religiosa es o puede llegar a ser lider en su comunidad, no necesariamente siendo superiora de la congregación, que dicho de paso, en la mayoría de los casos, son cargos temporales. Pueden ser líderes en el ejercicio de su apostolado trabajando como misioneras, profesoras, enfermeras, cuidadoras, cocineras, etc. que por cubrir sus compromisos pastorales y materiales son altamente creativas y logran resultados sorprendentes cuando saben motivar a sus compañeras.

Las conductas de minusvalía, dependencia y pasividad no sirven a las comunidades mismas, ya que hasta en los claustros o monasterios se requiere de pasión para llevar a cabo una buena vocación.

El liderazgo espiritual y apostólico son muestra de generatividad sustituida por la maternidad suspendida, limitada. Recordemos el simbolismo del nombre MADRE que adquieren las mujeres religiosas después de un proceso amplio de experiencia y aprendizaje que inviste de autoridad para poder ejercer un lugar de respeto y reconocimiento como madres espirituales y de apoyo a los desprotegidos. Líderes como toda madre lo es con sus hijos, mostrando el camino a través de adecuados afectos y comprensión.

El liderazgo se construye y se fortalece a partir del propio conocimiento personal y el proceso de acompañamiento, por tal razón es importante que las mujeres en la Vida Consagrada tengan como parte fundamental el cuidado de la propia vocación y así ser reflejo de una vida en plenitud.

En almas, nos comprometemos a dar acompañamiento en la dimensión humana a Religiosas, religiosos y sacerdotes porque creemos que ayudar a un religioso es ayudar a una comunidad.

 

Preguntas para reflexionar:

¿Consideras que tienes características de una persona líder en tu comunidad?

¿Qué necesitas fortalecer para tener característícas de una líder en tu comunidad?

¿Alguna vez te han dicho que eres una líder que motiva a la comunidad a segur creciendo?

¿Consideras que tienes rasgos de una personalidad narcisista que impida tu desempeño como líder de tu comunidad?