¿Por qué lo hacemos?

El 19 de octubre de 2001, un grupo de profesionistas laicos creamos la Asociación de Laicos por la Madurez Afectiva y Sexual (ALMAS, A.C.), con el objetivo de brindar habilidades para la vida a sacerdotes, religiosas, consagrados, seminaristas y personas con procesos formativos en la Iglesia Católica.

Durante 15 años, en ALMAS hemos cumplido con la vocación de acercar a miembros de la comunidad eclesiástica diversas herramientas de las ciencias humanas que les ayuden a alcanzar una formación humana integral, que, a su vez, les permita transformar positivamente a sus comunidades.

Misión

Ofrecer modelos educativos que promuevan una cultura del buen trato a través de habilidades psicoemocionales, buscando el desarrollo afectivo y sexual de nuestros beneficiarios, para que les permitan tener relaciones interpersonales plenas y mejorar su vocación en la Iglesia y en el mundo.

Visión

Ser un referente para que las personas mejoren su calidad de vida, creando un impacto social dentro de sus comunidades religiosas, siendo una asociación autosustentable y sólida a través del tiempo.

Padre con un rosario

Nuestros valores

En ALMAS creemos firmemente en que para tener un mundo mejor es necesario poner corazón y esfuerzo en cada una de las acciones que emprendemos, por ello trabajamos apegados a un marco de valores que nos define:

SERVICIO

Tenemos una actitud permanente de solidaridad y apoyo, por lo que nos involucramos de manera espontánea con nuestros beneficiarios, equipos de trabajo y con todas las personas con las que tenemos contacto en nuestra vida.

CONFIDENCIALIDAD

Sabemos que la información que recibimos por parte de nuestros beneficiarios, donantes y colaboradores es altamente valiosa, y que nos la comparten por la confianza depositada en nosotros. Por esta razón tenemos el estricto compromiso de controlarla y resguardarla para garantizar una absoluta confidencialidad.

CULTURA DE PAZ

Vivimos en una cultura de buen trato, por lo que mantenemos en todos nuestros actos un total respeto a la dignidad de la persona, la generosidad, la tolerancia y la equidad.

RESPONSABILIDAD SOCIAL

Estamos conscientes de que todo acto personal repercute en el entorno social y, como somos sensibles a los problemas de la sociedad, reconocemos y aceptamos los compromisos que tenemos para impactar positivamente en ella, a través de estrategias concretas y sostenidas en el tiempo.

HONESTIDAD

Respetamos y reconocemos la rectitud y la justicia con respecto a los hechos, a nuestro entorno y a todas las personas con las que interactuamos; nos apegamos a la legalidad y a fomentar las mejores prácticas para nuestra organización, por encima de intereses personales.