Almas logo



Contagio del bueno




Lic. María Piedad Martínez Ocádiz

¡Vacúnate contra el miedo!

La Pandemia del COVID-19 pasará a la historia y será algo que recordarás para contar a las futuras vocaciones de tu comunidad cuando seas mayor. Puedes hacer el ejercicio de que te gustaría contarles cuando llegue ese momento, por ejemplo cómo fuiste capaz de ser positivo y contagiar a quien vivía contigo en ese entonces.

Si, aunque te suene raro en esta época de distancias, hace falta que nos contagiemos de esperanza, cuando todas las noticias son pesimistas y pareciera que Dios no escucha nuestra súplica de terminar con esta situación lo más pronto posible, es el momento de pedir. “Auméntanos la fe”. Lc 17,5

Fe en que todo es para bien de los que aman al Señor y esa convicción sostiene nuestra esperanza como decía el Papa en su oración del día 27 de marzo del 2020:


«Abrazar al Señor para abrazar la esperanza.
Esta es la fuerza de la fe, que libera del miedo y da esperanza»
Jeremías 29, 11-13.


Contagia esperanza ahí donde estás, en tu comunidad, en tu parroquia, en tu seminario o a través del teléfono o las nuevas tecnologías, eso es lo de menos. Lo importante es transmitir la paz y la serenidad de que también esto pasará y que Dios continúa a nuestro lado de manera misteriosa y con más intensidad.

Solo podrás transmitir esperanza si te dejas contagiar y para ello no guardes sana distancia con Dios en tu vida espiritual, al contrario déjate transformar por Él.

Llénate de esperanza en tus ratos de oración y comparte con Dios todo aquello que se te hace difícil por momentos. La esperanza es una virtud teologal y como tal no podemos obtenerla solo con nuestras propias fuerzas, debemos acogerla como lo que es un don divino.

Seguramente en tu comunidad, parroquia o seminario durante este confinamiento han pasado por todo tipo de experiencias pero si las miras a la luz de la fe, te llenarás de esperanza pensando en las consecuencias positivas de esas experiencias por desagradables que hayan podido parecerte.

Contagiar esperanza no hará que la situación pase más rápido pero si nos dará una manera de enfrentar lo que nos quede de la cuarentena con una visión más positiva y sobre todo haremos que esta experiencia quedé grabada en nuestra comunidad, parroquia o seminario como la pandemia que provocó que todos nos contagiáramos de esperanza.

Fuentes consultadas:

BENEDICTO XVI, Spe Salvi (30 de noviembre 2007) Carta Encíclica sobre la esperanza, en La Santa Sede
http://www.vatican.va/content/benedict-xvi/es/
encyclicals/documents/
hf_ben-xvi_enc_20071130_spe-salvi.html

(acceso el 30 de abril 2020)




Boletín


Suscríbete a nuestro boletín y recibe noticias y artículos de interés.

Le invitamos a leer nuestros avisos de privacidad.





Todos los derechos reservados ® 2016
Avisos de privacidad